Wikia

Animal Wiki

Lobo

Discusión0
37páginas en el wiki

Lobo (Canis Lupus)


El Lobo (Canis Lupus)Editar sección

La cazaEditar sección

Caza del Lobo

El lobo puede dar caza a muchos tipos de animales, desde pequeños roedores hasta ungulados de gran porte. La caza de las grandes presas no es fácil y muchas persecuciones son en vano: sólo un ataque de cada diez resulta fructífero. La persecución de animales como los bueyes almizclados tiene, además, la dificultad añadida de que estos ungulados de gran corpulencia son capaces de matar a cozes o a cornadas cualquier lobo que cometa la imprudencia de ponerse a su alcance. Por lo general, los lobos sólo atacan a las crías o a los adultos malheridos, viejos o enfermos, pero aun así, el riesgo es grande. Tras amenazar durante horas con miradas y gestos a los bueyes dispuestos en círculo, la manada consigue a veces acobardarlos, hacerles romper el cerco y salir en estampida, momento que aprobecha para perseguir a los terneros e intentar abatirlos lejos de las acometidas de los adultos. Según la víctima elegida o el lugar en el que se encuentre, los lobos atacan de manera diferente.

Forma de vidaEditar sección

Cachorros de lobo

El lobo es uno de los mamíferos más sociables. Vive en mandas compuestas por una pareja adulta y dominante, sus cachorros, los lobeznos procedentes de camadas anteriores y jóvenes lobos de dos o tres años de edad. Los machos y hembras de una misma manada suelen tener jerarquías de dominio separadas, que se refuerzan por un comportamiento agrasivo y por elaborados rituales de saludo y su misión en los individuos de menor rango. En lo alto de ambas jerarquías está el macho dominante; cuanto mayor es su autoridad tanto más cordiales son las relaciones en el seno de la manada. En el reparto del alimento, la jerarquía se respeta escrupulosamente. La hembra entra en celo durante tres semanas, al final del invierno. Por lo general sólo copula la pareja dominante. Su ritual amoroso, muy expresivo, está cargado de ternura. Los cachorros, en número de seis por camada como media, nacen sordos, ciegos y con las orejas caidas. Pesan de 300 a 500 g y durante los primeros diez días se limitan a mamar y dormir. A las tres semanas dan sus primeros pasos fuera del cubil. Hacia las seis semanas son destetados y empiezan a ingerir carne regurgitada. La madurez sexual se adquiere hacia los veintidós meses, los cachorros alcanzarán su tamaño casi definitivo y la fuerza para seguir al grupo hacia los seis meses. Los pequeños juegan durante horas, fortaleciéndose y practicando varias pautas de conducta, como perseguirse, matar presas ficticias, competir por la comida... Los adultos juegan con ellos y les enseñan a reprimir sus instintos de autoafirmación para que, en la madurez, respeten la disciplina y la jerarquía del grupo.

La llamada del loboEditar sección

La llamada del lobo

Para el lobo, el famoso aullido resulta esencial para comunicarse, especialmente de noche, cuando no puede utilizar señales visuales. Sin embargo, el aullido tiene un propósito más fundamental: ayuda a cimentar los vínculos entre los miembros del grupo, a confirmar acciones o decisiones comunes. Como si de una música marcial se tratara, la manada se pone en marcha estimulada por este sonido y luego, si por alguna razón se separa, sus miembros siguen manteniendo el contacto con ocasionales aullidos. A veces, cuando una manada despierta, sus miembros emiten un coro de aullidos al que se unen incluso los cachorros. Para los lobos de otros grupos vecinos, este sonido probablemente signigica <<no os acerquéis, manteneros fuera de nuestro territorio>>, no siendo raro que ellos contesten a su vez con otro coro y emprendan así un torneo de aullidos que puede durar varias horas. Las manadas nómadas tienen aún más razones para aullar, pues, por ejemplo al perseguir a una presa, con sus sonidos pueden crear una especie de barrera territorial acústica (he invisible) con la obligan a los lobos de otras manadas a mantener sus distancias.

Expresion CorporalEditar sección

Los lobos pueden comunicarse visualmente con una impresionante variedad de expresiones y modos, que van desde signos sutiles o ligeros movimientos, hasta expresiones más obvias como mostrar una completa sumisión rodando boca arriba.

  • Agresividad: Un lobo agresivo gruñe y eriza el pelaje. Puede agacharse, preparado para atacar si fuera necesario.
  • Caza: Un lobo que está cazando está tenso, y por tanto la cola está horizontal y recta.
  • Defensa: Un lobo defensivo aplana sus orejas contra la cabeza.
  • Dominio: Un lobo dominante permanece rígido y alto. Las orejas están erectas y hacia delante. Esta muestra hace valer el rango del lobo al resto de la manada. Un lobo dominante puede mirar fija y penetrantemente a uno sumiso, montar en sus hombros o incluso subirse a sus patas traseras.
  • Enfado: Las orejas de un lobo enfadado están erectas, así como su pelaje. Muestra los incisivos. El lobo puede asimismo arquear la espalda, atacar o gruñir.
  • Felicidad: Tal como hacen los perros, un lobo puede menear la cola si está jovial. La lengua asimismo puede sobresalir.
  • Miedo: Un lobo asustado trata de hacer que su cuerpo parezca pequeño y por lo tanto menos llamativo. Las orejas se aplanan contra la cabeza, y la cola puede ser introducida entre las patas, como un lobo sumiso. Puede gimotear o ladrar de temor, arqueando la espalda.
  • Relajación: La cola apunta hacia abajo, y el lobo puede colarse emulando a una esfinge. Cuanto más abajo esté la cola, más relajado está.
  • Sumisión (activa): Durante la sumisión activa, baja el cuerpo entero, y echa los labios y las orejas hacia atrás. En ocasiones se lame el hocico. Coloca la cola abajo, o a mitad o completamente entre las patas, y con el hocico normalmente apunta al animal más dominante. Puede tener la espalda parcialmente arqueada.
  • Sumisión (pasiva): La sumisión pasiva es más intensa que la activa. El lobo rueda boca arriba exponiendo vulnerable la garganta.
  • Suspicacia: Estrechan los ojos. La cola está recta, paralela al suelo.
  • Tensión: Puede agacharse preparado para saltar.

Anatomía del loboEditar sección

Anatomía del lobo

El lobo refleja en su anatomía una sabia combinación de fuerza, velocidad y resistencia. Aunque en velocidad punta es superado por muchos ungulados, este carnívoro este carnívoro que sobrepasa en tamaño a todos los demás cánidos, es capaz de recorrer enormes distancias, fatigando incluso a las presas más rápidas con su marcha elástica y de velocidad poco menos que constante.

Cabeza: Aunque el cráneo es alargado, como en los otros cánidos, la cabeza se ve masiva y redondeada, debido al gran desarollo de los músculos masticadores.

Ojos: Marcadamente oblicuos, tienen una posición muy frontal; el iris es de color dorado o ambarino, y la mirada es profunda y penetrante.

Nariz: El sentido del olfato, increíblemente desarrollado y sensible como en otros cánidos, es tan adecuado para seguir un rastro sobre el suelo como para captar el olor de una presa en la brisa.

Mandíbulas: Potentes y armadas con fuertes dientes, su presión trituradora es el doble de la que ejerce un perro pastor alemán.

Cuello: Tremendamente fuerte y sin embargo muy móvil le permite <<desnucar>> o rasgar las arterias vitales de su presa una vez aprisionada ésta con las mandíbulas, mediante un poderoso tirón de la musculatura cervical.

Pecho: Estrecho y en forma de quilla, permite que las patas anteriores se muevan con fluidez en la misma línea que las posteriores.

Pelaje: Muy cambiante en función del hábitat del animal, su color oscila desde el blanco al negro. El lobo ártico tiene un vello interior más espeso que lo protege del frío.

Pies: A diferencia de los posteriores, que tienen cuatro dedos, los anteriores tienen un quinto dedo vestigial, el pollex, el cual se obseva en todos los cánidos excepto el licaón.

Orejas lobo blanco

Orejas: Son un poderoso instrumento de comunicación. Además de constituir el pabellón esterno de un agudísimo sentido del oído, con gran capacidad para detectar el origen de cualquier sonido, suelen denotar una alta posición jerárquica cuando se mantienen erguidas frente a otros miembros de la manada y una actitud de sumisión, ansiedad o miedo cuando el animal las lleva completamente plegadas.



Dentición del lobo

Dentición: Como casi todos los demás cánidos, el lobo ártico tiene 42 dientes; los premolares del lobo son agudos y sus desarrolladas muelas carniceras tienen una función cortante, en tanto que los demás molares consevan su función trituradora. Los incisivos del lobo, que son relativamente anchos, no están especializados, y contrastan con los caninos largos y potentes, aptos para sujetar la presas y rasgar la carne.


Cola del lobo ártico

Cola: Muy gruesa y caída, no suele sobrepasar la cuarta parte de la longitud total. Más aún que las orejas, es un instrumento de comunicación visual muy potente en los encuentros entre individuos. Mientras un lobo que manifiesta su dominio jerárquico lleva la cola levantada en un elegante arco, otro relajado y no sometido a estrés social la lleva colgando de un modo laxo. Si, por el contrario el animal lleva la cola entre las piernas, significa que manifiesta su sumisión a un lobo de mayor rango. Una cola levemente curvada hacia arriba, pero no del todo levantada, puede indicar el principio de un amenaza de gran intensidad, aunque está posición no difiere esencialmente de la que utilizan los lobos cuando corren o andan a paso rápido.
Pata.jpg
Patas: Nervudas y de longitud media, permiten alcanzar unos 70 km/h durante cortos trayectos, dar saltos de hasta 5 m y, sobre todo, recorrer enormes distancias, manteniendo una velocidad constante cercana a los 8 km/h.

Los pies, digitígrados como en los demás cánidos, terminan en uñas no retráctiles pero muy fuertes.

Subespecies del Canis lupusEditar sección

Canis lupus albus, localizado en el Norte de Rusia.

Canis lupus arabs, localizado en Egipto, Jordania, Península Arábiga, Israel.

Canis lupus arctos, localizado en el Ártico canadiense.

Canis lupus baileyi, localizado en México y suroeste de EEUU.

Canis lupus crassadon, localizado en Vancouver.

Canis lupus dingo, localizado en el Sureste de Asia y Australia.

Canis lupus italicus, localizado en la Penísula Itálica.

Canis lupus lupus, localizado en Europa y Asia.

Canis lupus manningi, localizado en el Este de Groenlandia.

Canis lupus occidentalis, localizado en Alaska y noroeste de Canadá.

Canis lupus pallipes, localizado en Oriente Medio y suroeste de Asia hasta la India.

Canis lupus pambasileus, localizado en Alaska.

Canis lupus signatus, localizado en la Península Ibérica.

Distribución del Canis lupusEditar sección

Distribución del Canis lupus

El lobo posee una amplia distribución mundial, sin embargo la persecución del hombre a contribuido a que esta especie se vea reducida quedando erradicada en amplias zonas. Actualmente es abundante en Alaska, Cánada, la mayor parte de Asia y en la zona nororiental de Europa, principalmente en Rusia y los Países del Este, también aparece en la Península Ibérica y mantiene poblaciones menores en Escandinavia y todas las penínsulas mediterraneas.

Spotlights de otras wikias
Solicita el tuyo aquí

Wiki aleatorio